Usted está aquí: Inicio / Recursos / Posición de la FITH sobre la Declaración del FEMI de 2022
Posición de la FITH sobre la Declaración del FEMI de 2022

Posición de la FITH sobre la Declaración del FEMI de 2022

Comments
por IDWFED Última modificación 12/05/2022 13:08
Posición de la FITH sobre la Declaración del FEMI de 2022

Resource Type

Informes de investigación, documento de trabajo

Details

Una de cada cinco trabajadoras del hogar del mundo es migrante. La proporción es incluso mayor en países de PBI alto y en los que la economía depende en gran parte de los trabajadores migrantes; en esos países, el 80 % de los trabajadores del hogar son migrantes, de los cuales tres cuartos son mujeres. A pesar de la magnitud demográfica de las trabajadoras del hogar migrantes y el aporte que realizan a sus países de origen y de destino, se encuentran sumamente desprotegidas. Además de los graves déficits de leyes laborales y de protección que enfrentan las trabajadoras del hogar en todo el mundo, como ser jornadas laborales más extensas, falta de días de descanso y robo del salario, entre otros abusos que sufren, las que además son migrantes atraviesan un sinnúmero de complicaciones tanto por la falta de reconocimiento de la labor que realizan como trabajo como por su situación migratoria, lo que aumenta la vulnerabilidad del empleo. Esta situación es particularmente problemática en contextos en los que las visas dependen de los empleadores, lo que les quita a las trabajadoras poder de decisión sobre sus vidas y su sustento.

Debido a la pandemia de COVID-19, las trabajadoras del hogar migrantes enfrentaron varios desafíos: desde despidos en masa, disminución de los ingresos y riesgos de seguridad y salud hasta un aumento en la cantidad de horas de trabajo no remuneradas. Además, en los casos de los regímenes de visas que dependen de los empleadores, el hecho de que las trabajadoras no tuvieran visas aportó un componente adicional de informalidad –la situación irregular en el país– que, en ocasiones, provocó que las trabajadoras migrantes se encontraran atrapadas en las zonas fronterizas. Su situación, que era precaria desde el inicio, empeoró exponencialmente. La discriminación también aumentó en tiempos de crisis, ya que las trabajadoras migrantes son utilizadas como chivo expiatorio de los fracasos de los gobiernos. Si bien la mayoría de los países cuenta con legislación que condena de forma explícita la discriminación en razón de la raza, casta o etnia, ya sean leyes nacionales o el compromiso internacional de cumplir convenios ampliamente ratificados como la Convención sobre Derechos Humanos o la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), el sector del trabajo doméstico continúa estando contaminado por prácticas heredadas de la esclavitud.

Contents

URL

comentarios de blog provistos por Disqus