Usted está aquí: Inicio / Campaña / Ratificar C190 / C190 - Materiales de campaña / Trabajo doméstico, no abuso / Entrevista - español / SYNEM-GUINÉE: Crear un ambiente de trabajo más seguro para las mujeres trabajadoras
SYNEM-GUINÉE: Crear un ambiente de trabajo más seguro para las mujeres trabajadoras

SYNEM-GUINÉE: Crear un ambiente de trabajo más seguro para las mujeres trabajadoras

por IDWFED Última modificación 25/07/2022 13:34

 

SYNEM-GUINÉE: Crear un ambiente de trabajo más seguro para las mujeres trabajadoras


El Sindicato Nacional de Empleados del Hogar de Guinea (SYNEM-GUINÉE) ha estado trabajando activamente a fin de brindar asistencia a las trabajadoras del hogar que denuncian el abuso al que se enfrentan en el sector. En esta entrevista, hablamos con Asmaou Bah Doukouré, su Secretaria General, para que nos cuente uno de los casos de violencia de género manejados por el sindicato en 2020. Se trata de Aissatou, una trabajadora que sufrió violencia física y continúa recibiendo la ayuda del sindicato hasta el día de hoy.

-----

SYNEM Guinée es uno de los pocos ejemplos de colaboraciones exitosas con las autoridades locales para brindar apoyo a las trabajadoras que presentan una denuncia de abuso en contra de sus empleadores.

¿Puede darnos un ejemplo de un caso que haya manejado y llevado a la justicia?

 

En el año 2020, le brindamos asistencia a una trabajadora llamada Aissatou en el manejo de un caso en el que ella había sufrido abuso y en su posterior reincorporación a la sociedad. Ella había estado trabajando con la modalidad sin retiro durante 5 meses y ganaba 500.000 Francos Guineanos (USD 50) por mes, para poder criar a su hija de 5 años. Vivía en la pobreza como madre divorciada; necesitaba el dinero y trabajaba en la ciudad mientras su hija estaba al cuidado de su abuela. Fue la hermana de Aissatou quien le consiguió el empleo. Si bien Aissatou se enfrentaba al abuso físico de manera regular, continuó trabajando para la familia como cuidadora de una persona discapacitada.

Un día, la empleadora acusó a Aissatou de haber robado dinero y un teléfono de la casa. Aissatou dijo que era inocente y, entonces, en un intento por obligarla a confesar, la empleadora envió a un hombre joven del barrio a buscarla para que la atara y la electrocutara con una plancha. El hombre aplicó la plancha tres veces en el muslo de Aissatou, dejando seis cicatrices. También intentó violarla pero un vecino se lo impidió. Lastimada y abusada, Aissatou no admitió los hechos que se le atribuían. En lugar de enviarla al hospital, fue enviada a la policía, que se rehusó a arrestarla a causa de las graves lesiones que tenía. La volvieron a enviar al hogar de su empleadora. En este momento SYNEM-Guinée se hizo cargo del caso.


¿Cómo logró SYNEM-Guinée ayudar a Aissatou?


Dado que el sindicato trabaja con la Brigada para la Protección de Personas Vulnerables (BPPV por sus siglas en francés), pudimos mover algunos hilos y llevarla al hospital para que atendieran sus heridas. Nos acercamos a la Organización Guineana para la Defensa de los Derechos Humanos (OGDH) para que se hiciera cargo del caso y pudimos interponer una demanda contra su empleadora. El sindicato también mediatizó el caso a fin de que Aissatou pudiera recibir apoyo público y que se pudiera generar conciencia sobre la violencia que se sufre en el sector del trabajo doméstico.

Luego de que Aissatou fuera dada de alta, la llevé a vivir conmigo durante dos semanas, dado que ella necesitaba cuidados para lograr su recuperación. Su empleadora fue juzgada por un tribunal de primera instancia y estuvo 4 meses en prisión. No obstante, con el advenimiento de la pandemia de COVID-19 en el año 2020, fue rápidamente liberada, dado que tenia diabetes y estar encerrada con otros prisioneros podría tener un impacto sobre su salud. Por ello es que se le otorgó libertad condicional. El autor de las lesiones escapó y la policía recorre el vecindario en su búsqueda, pero no ha sido encontrado aún.

El trabajo de nuestro sindicato no se detuvo aquí. Ayudamos a Aissatou a crear una pequeña actividad generadora de ingresos de manera de que pueda mantenerse ella misma y mantener a su hija. También inscribimos a su hija en la escuela y sufragamos los gastos de la escolaridad con aportes voluntarios. A medida que Aissatou se recupere y se reintegre en la sociedad va a poder dar forma a un mejor futuro para ella y su familia con nuestro apoyo.


Esta es tan solo una de las muchas instancias de abuso que, desproporcionadamente, experimentan las trabajadoras del hogar.

¿Cómo trabaja SYNEM-Guinée para generar consciencia sobre el tema entre sus miembros y con las autoridades locales?

 

Mantenemos conversaciones informales de manera periódica en la comunidad debajo del palaver o árbol de la palabra. En África, reunirse debajo del árbol de la palabra es una costumbre para entablar, y mantener, lazos sociales. Es una práctica igualitaria en la que participa la comunidad y esto hace posible resolver controversias y compartir temas profundos.

Durante la temporada de lluvias, cuando no es posible reunirse debajo de un árbol, ponemos nuestras mantas en el suelo, llevamos un Calabash e invitamos a las mujeres a debatir los desafíos que enfrentamos como trabajadoras del hogar. El último encuentro fue increíble y todas lloraron juntas en respuesta a los temas fuertes que se hablaron. Empecé dando ejemplos de las dificultades de mi propia vida para alentar a tener un intercambio más personal. Recuerdo una historia en particular que me marcó: una mujer joven que había quedado huérfana de muy pequeña. Su padre había muerto y su madre estaba muy enferma y necesitaba medicación para sobrevivir. Ella no tenía el dinero para salvar a su madre dado que trabajaba como empleada del hogar y lo que necesitaba era mucho más que lo que ganaba. Si no se le administraba el medicamento a su madre de inmediato ella moriría. La joven mujer consideró pedir prestado dinero a un hombre que le dijo que le daría la suma que necesitaba a cambio de tener sexo con ella. La mujer se rehusó a aceptar porque era consciente de que el hombre quería aprovecharse de su situación de vulnerabilidad. Entonces buscó otras alternativas. Se puso en contacto con todas las personas que conocía, amigos, familiares, vecinos, para tratar de reunir el dinero necesario. Todos sus esfuerzos fueron en vano. Luego de agotar todas las opciones, recurrió al hombre y aceptó su oferta. Él le dio el dinero, pero aunque ella llegó a tiempo, su madre falleció. Además de la tristeza de haber perdido a su madre, la joven mujer sentía que había sido ultrajada inútilmente. Ahora estaba sola, vivía en la pobreza y se sentía ultrajada. Si su madre hubiera sobrevivido, eso le habría brindado algo de consuelo. Pero la vida puede ser cruel.

Esta es una de las muchas experiencias que las mujeres compartieron en la sesión. Cuando hablamos de estos detalles íntimos de nuestras vidas, es como si hubiéramos sido amigas por años; el compartir nos acerca, en un entorno donde no hay juicios de valor sino solo solidaridad. Y no es solamente solidaridad lo que construimos, sino también mecanismos para identificar y denunciar el abuso. Compartimos mejores prácticas, aprendemos con quién hablar y qué hacer en caso de peligro. Primero y principal, explicamos la necesidad de denunciar el abuso de manera de que no se normalice en el sector.


Esto resulta necesario, claramente, porque no podemos cambiar las cosas que no son reconocidas. En muchos contextos, sacar a la luz una historia de abuso es difícil no solo por el estigma que esto conlleva sino también por la impunidad del autor del hecho.

¿Cómo es la situación en Guinea?

 

Aquí, si se sabe quién es y se aprehende al agresor, éste será enjuiciado por su delito. Hemos trabajado mucho con las autoridades competentes para garantizar esta práctica. Es por eso que nos sentimos cómodas al apoyar a las sobrevivientes para que denuncien el abuso ante la policía judicial y la gendarmería para la defensa de las poblaciones vulnerables. Trabajamos codo a codo con ellas y no dejamos de brindarles asistencia una vez que se resuelve el caso. Trabajamos también para ayudar en la reinserción social de las sobrevivientes. Brindamos un apoyo muy integral y actualmente estamos buscando a alguien que pueda ofrecer la tan necesitada asistencia psicológica a nuestros miembros. Esta es una tarea que no podemos hacer solas. Es un esfuerzo colectivo al que usted también puede contribuir. Y por eso estamos agradecidas. Juntas somos más fuertes y vamos a poder luchar contra la práctica de culpar a la víctima y crear un ambiente de trabajo más seguro para nuestros miembros.

ESP - 2022.07 Aissatou