Usted está aquí: Inicio / Relatos / CACEH: 15 años de lucha a favor de las trabajadoras del hogar.
CACEH: 15 años de lucha a favor de las trabajadoras del hogar.

CACEH: 15 años de lucha a favor de las trabajadoras del hogar.

Comments
por Marcelina Bautista Última modificación 13/09/2015 06:47
El Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH) cumple hoy 15 años de trabajo en la promoción y fortalecimiento de los Derechos Humanos (DH) y laborales para las más de 2 millones 300 mil trabajadoras del hogar en todo el país.

Details

 

caceh-2180.jpg (1024×780)

CACEH y el Sindicato Nacional de Trabajadoras del Hogar, que se conformó el pasado fin de semana, fueron un sueño de largo aliento de Marcelina Bautista Bautista –ahora una de las más importantes activistas en América Latina en la lucha y el reconocimiento de las garantías para estas trabajadoras– que mientras hacía limpieza en casas se organizaba junto a otras mujeres para conocer sus derechos laborales.
 
Desde que se fundó en esta capital, CACEH también se convirtió en el proyecto de vida de varias trabajadoras del hogar –algunas que incluso ya son profesionistas–, para continuar en la defensa de los DH y laborales del gremio, integrado en su inmensa mayoría por mujeres, muchas indígenas y migrantes, y hasta menores de edad.
 
A fin de documentar el desarrollo de CACEH en estos tres lustros, Cimacnoticias visitó sus nuevas instalaciones en el Sindicato de Telefonistas de la República Mexicana, en la céntrica delegación Cuauhtémoc.
 
En la puerta de entrada luce una hoja blanca que presume la creación del nuevo sindicato. Adentro, un equipo de cinco personas trabaja a marchas forzadas en un salón de unos 15 metros cuadrados –dos veces más grande que el espacio anterior que tenían las trabajadoras en el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos)–, para finiquitar los últimos pendientes antes de que este viernes 11 de septiembre entreguen la solicitud de registro sindical ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje.

EL EQUIPO

Aunque por muchos años Marcelina Bautista trabajó sola para mantener a su organización, ahora que su lucha se ha hecho más visible gracias a sus esfuerzos de incidencia, ya cuenta con un equipo de mujeres y hombres solidarios que la respaldan.
 
Y es que durante estos 15 años, CACEH –como se lo propuso Marcelina desde el primer momento– ha sido encabezado e integrado por trabajadoras del hogar que imprimen su visión y su experiencia en cada nuevo proyecto.
 
Por ejemplo, Sofía Pablo López, de 24 años, es la joven de cabello largo que en cada evento sobre los derechos de estas trabajadoras acompaña a Marcelina. Se sienta a escuchar en alguna de las primeras filas, toma fotografías y hace apuntes.

En CACEH ella se encarga de apoyar el área de capacitación y formación, y –entre otras tareas– acude cada 15 días a las plazas públicas de la Ciudad de México para enseñar a 50 o 60 empleadas del hogar sus derechos, e informarlas sobre la violencia de género y el empoderamiento.
 
Es socióloga de profesión y de oficio trabajadora del hogar desde que tenía 18 años, cuando decidió apoyar a su mamá –también empleada del hogar– con los gastos de su educación en una universidad pública.
 
La joven asegura que así como se profesionalizó para tener un trabajo que fuera más reconocido socialmente, también en la labor de las trabajadoras del hogar hay formas de especializarse, por ejemplo en el aseo general, lavado, planchado, cocina o cuidados, un aprendizaje que ella buscó perfeccionar con el paso del tiempo.
 
Su tesis de licenciatura, sobre identidad y vida de este gremio, está dedicada a todas sus vecinas que son empleadas del hogar en el norte del DF (muy cerca del Estado de México), y que –como su madre– batallan  durante muchos años en traslados de hasta tres horas y ganar menos de 200 pesos diarios.
 
Los proyectos profesionales y personales de Sofía están puestos en CACEH, donde ahora busca impulsar el nuevo sindicato de la mano de Marcelina.
 
Otra integrante del equipo es Marta Leal Morales Esperanza, de 45 años de edad, quien se encarga del área de colocación para quienes solicitan trabajo.
 
Antes de estar en CACEH, esta jefa de familia era parte del personal de limpieza en los módulos de la extinta Mexicana de Aviación, cuya quiebra tuvo un “efecto dominó” en otros sectores laborales. “Cuando un pilar se cae, se caen varios”, dice Marta.
 
Llegó al Centro de Apoyo en 2012, y junto a Marcelina –que le ofreció empleo–, fueron las únicas dos personas que echaron andar el proyecto.
 
Ahora, desde su puesto en la organización, Marta se preocupa porque algunas empleadoras no quieren contratar a todas las trabajadoras que buscan empleo, porque –comenta– no quieren asumir todas las responsabilidades legales que les corresponden.
 
Para ayudarse con los gastos, Marta, Sofía y a veces Marcelina hacen espacios en sus agendas de trabajo tan apretadas para seguir haciendo labores del hogar remuneradas.
 
En la recepción de esta organización hay un varón, se trata de Fernando Montejo, de 18 años de edad, y que apoya a CACEH mientras concluye sus estudios, ya que su mamá, también trabajadora del hogar, percibe un sueldo insuficiente para cubrir ella sola todos los gastos familiares.
 
A ellos se suman Claudia, Mauricio y muchas personas más que ayudan a la organización con trabajos más especializados de manera externa y de forma solidaria.
 

caceh-2190.jpg (1024×683) 

LOS INICIOS
 
Durante estos 15 años, el principal reto de CACEH ha sido conseguir suficientes recursos económicos para mantenerse en pie, contar con un espacio de trabajo, tener personal para ayudar en las diferentes gestiones que realiza, y poder convocar en las plazas públicas los fines de semana a todas las trabajadoras que quieran conocer sobre sus derechos.

La idea de conformar este Centro se le ocurrió a Marcelina hace más de 20 años durante una de las tardes en las que se reunía con una amiga suya que era costurera.
 
Las ganas de defender a sus compañeras de los abusos fueron tan fuertes que desde entonces se fijó la meta de formar un organismo.
 
Marcelina, que trabajó muchos años para Cencos –organización defensora de la libertad de expresión y los DH–, cuenta que debía llegar a las 6 de la mañana a esas oficinas para tener las salas limpias; luego a las 9 se iba a las capacitaciones, y después regresaba por la tarde para seguir limpiando.
 
El personal de Cencos no tenía idea de que para entonces Marcelina ya era una líder a nivel internacional en la defensa de los derechos laborales, y se dio cuenta hasta que ella tuvo que pedir un permiso para viajar al sur del continente. “Recuerdo que incluso a los directivos de la organización les costó trabajo creer la noticia”, rememora Marcelina.
 
Finalmente, en el año 2000 Marcelina ganó una beca para seguirse capacitando, pero en lugar de hacer sólo eso decidió solicitar un espacio en Cencos para brindar capacitaciones, y ofrecer varias becas para sus compañeras del sector, además de pagar sus comidas y pasajes a cambio de que fueran a aprender sobre la defensa de sus derechos. Así nació CACEH.
 
Siguió de beca en beca y luego de premio en premio hasta consolidar en 2015 un proyecto más sólido que también es fuente de empleo para trabajadoras del hogar. Durante los primeros cinco años, Marcelina escasamente tomó tres diplomados sobre liderazgo, lo demás lo aprendió en el camino.
 
“Al principio no sabía si era mejor tomar un diplomado o dar las becas, pero ahora (echa un vistazo a su lugar de trabajo) me doy cuenta que tomé la mejor decisión”, concluye Marcelina, quien asegura que aunque CACEH ya cumplió sus primeros objetivos, seguirá en la defensa de todos los derechos de las trabajadoras del hogar y afrontará los desafíos que se presenten en el porvenir.

Comunicación e información de la Mujer AC, (CIMAC).
Correo electrónico cimac@laneta.apc.org / ongcimac@prodigy.net.mx

Source: www.cimacnoticias.com.mx

Story Type: News

comentarios de blog provistos por Disqus