Usted está aquí: Inicio / Relatos / A 4 años de la aprobación del Convenio 189 de la OIT ¿Qué pasa en México?
A 4 años de la aprobación del Convenio 189 de la OIT ¿Qué pasa en México?

A 4 años de la aprobación del Convenio 189 de la OIT ¿Qué pasa en México?

Comments
por Sofia Trevino Última modificación 17/06/2015 00:06
Pronunciamiento, México

Details

El 16 de junio de 2011 terminó la expectativa que muchas organizaciones, sindicatos, y trabajadoras del hogar teníamos. Ese día se logró la firma del Convenio 189 sobre trabajo decente para las trabajadoras y los trabajadores domésticos. A partir de entonces iniciamos una nueva etapa, que hoy cumple 4 años, la de exigir su ratificación e implementación en México.

En aquel momento, al igual que ahora, el apoyo de los y las compañeras de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) fue indispensable, ya que permitieron abrir los canales para que una trabajadora del hogar (Marcelina Bautista), que no tenía voz en la estructura tripartita (patrones, sindicatos y gobiernos), pudiera hablar ante el pleno de la 100 Conferencia Internacional del Trabajo. A ello se sumaron otras miles de trabajadoras del hogar integradas en la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (Conlactraho) y en la Federación Internacional de Trabajadoras del Hogar (FITH). En muchas partes del mundo, este convenio ha significado un gran paso en los derechos humanos laborales de las y los trabajadores del hogar, pero en México seguimos esperando.

El número de ratificaciones del Convenio llega ya a 19, y muy de cerca están el número de promesas, declaraciones y compromisos de su ratificación en nuestro país, sin que aún haya pasado nada.

En marzo de 2014 el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se comprometió en nombre de Peña Nieto a ratificar, pero sus palabras continúan vacías. A ellas se suman declaraciones desde la Secretaría del Trabajo, de los titulares del Sistema de Administración Tributaria y del Instituto Mexicano del Seguro Social, oficios de la Presidencia de la República y de la Secretaría de Relaciones Exteriores, así como foros y reuniones diversos con el poder legislativo, sin que esto se haya traducido hasta el momento en una estrategia clara para lograr sacar de la invisibilidad a las y los 2 millones 380 mil 686 trabajadoras y trabajadores del hogar.

En estos cuatro años, nos hemos convertido en vigilantes e investigadoras y así seguiremos. Como trabajadoras del hogar hemos señalado a cada funcionario público que debería estar involucrado en el proceso de ratificación e implementación del convenio, pero también nos hemos preocupado por intensificar nuestras alianzas y comenzar a hacer realidad el trabajo digno que merecemos.

Creemos que una muestra de más de 20 años de lucha por nuestros derechos, como resultado nos encontramos en esta mesa. Sin dar un paso atrás dialogando con sindicatos, empleadores y empleadoras, funcionarios públicos y cada vez más trabajadoras del hogar que buscan organizarse y tener una voz propia.

Uno de nuestros objetivos es la ratificación del C189,  porque sabemos que puede ser una vía estratégica para que nuestras historias de vida cambien, para que la historia de la trabajadora del hogar en México no sea una historia de discriminación racial y de clase, de explotación infantil, de abusos provocados por nuestra migración ya sea a este país o del campo a las ciudades.

Queremos que cada vez sea menos frecuentes las historias de despidos injustificados, la falta de contratos por escrito, la ambigüedad sobre nuestras horas de trabajo, el acoso sexual, tener que vivir en cuartos oscuros y hacinados en los sótanos de grandes casas y las frecuentes acusaciones de robo como pretexto para terminar la relación laboral sin pago de liquidaciones.

Cada vez que decimos que ¡queremos la ratificación del Convenio 189 Ya! Es porque recordamos nuestras historias, y porque sabemos que nuestro trabajo es indispensable para que el país salga adelante. Por ejemplo, las empleadoras que nos contratan salen a ocupar puestos importantes y esto provoca que nuestro trabajo como empleadas del hogar sea cada vez más requerido y más especializado. Así, ellas y nosotras nos integramos a la economía mexicana. Entonces, ¿por qué si México ha tenido un papel activo al tomar en cuenta a las mujeres para su ingreso al mercado laboral, no lo ha hecho para garantizar los derechos que esto conlleva?

Recientemente, la representante de ONU-Mujeres en México, la Sra. Ana Güezmes, explicaba acertadamente que "la única discriminación claramente legalizada en México es la que hay que subsanar con la ratificación e implementación del Convenio 189”. Y es que si miramos la Ley Federal del Trabajo en su Capítulo 13, vemos que el Estado mexicano no nos considera trabajadoras con los mismos derechos que cualquier otro trabajador, ya que la legislación solo hace especificaciones insuficientes sobre nuestros horarios de trabajo y tiempos de descanso.

Nosotras, a cuatro años, tenemos claridad en que necesitamos el Convenio 189 para tener un trabajo digno, con contrato (Art. 7), la posibilidad de organizarnos en asociaciones y sindicatos, erradicar el trabajo forzoso y la explotación infantil (Art. 3), tener un salario digno (Art. 11 y 12) y el acceso efectivo a la justicia (Art. 16). Por eso ya estamos organizadas y haciendo alianzas con las y los empleadores, pero seguimos esperando a que el gobierno se sume a nuestra lucha con la ratificación e implementación del convenio. Queremos saber cuál es la hoja de ruta que se está trabajando, qué pasos están dando para que podamos caminar juntos.

Muchas gracias. 

Contacto para mayor información: contacto@caceh.org.mx / Marce Bautista 5510662703 / Claudia Vázquez 5520952078

Source: Marcelina Bautista

Story Type: Story

comentarios de blog provistos por Disqus